Seleccionar página

A la hora de una emergencia informamos desde Cerrajeros Alicante que siempre debemos considerar cuales son las alternativas para entrar o salir de una habitación con la puerta cerrada. Es necesario aprender cuales son las técnicas necesarias para evadir el sistema de seguridad de la puerta y evitar alguna calamidad.
Es por esto que hoy hemos decidido traerte unos tips sobre cómo abrir una puerta cerrada, especiales para casos de emergencia.
Consideraciones previas
Antes de continuar queremos mencionar 2 cosas importantes. La primera es que no nos hacemos responsables por el mal uso de esta información, ya que solamente son tips sobre qué hacer en caso de una emergencia.
En segundo lugar, ten en cuenta que, dependiendo del tipo de situación en que te encuentres inmerso, el método que vayas a emplear podrá ser o no efectivo ante el problema que se te presente, así que de ti quedará cómo abrir la puerta.
Métodos para abrir tu puerta en casos de emergencia
Desarmando el pomo de la puerta y forzando la cerradura: Con la ayuda de un destornillador, quita con cuidado las piezas decorativas del pomo.
Una vez que lo hayas removido, con ayuda de un alicate mueve en sentido de apertura la pieza que facilita el movimiento de la cerradura. Esto solamente aplica cuando la puerta está cerrada y no tiene el seguro puesto pero se encuentra atorada.
Forzando la cerradura con una ganzúa: si la puerta está cerrada bajo seguro y necesitas ingresar o salir, utiliza una ganzúa y una varita de metal delgada (puede ser un clip o un gancho para el cabello).
Solamente ingresa esta herramienta de cerrajero en la abertura de la llave y mueves de arriba abajo, haz lo mismo con el clip.
Después gira con la ganzúa en el sentido de apertura de la puerta y podrás abrir la cerradura.
Zafando la puerta: esto es solamente válido si te encuentras del lado de la sección donde van fijas las bisagras de la puerta. Con ayuda del destornillador remueve las bisagras de la puerta. Una vez cumplido este proceso busca una palanca dura y mueve la puerta dentro de su marco hasta sacarla.
Derribar la puerta: este debe ser tu último recurso y podrás hacerlo solo si la puerta no opone mayor resistencia a la hora de golpearla, es decir, que no sea de seguridad.
Ya sea usando el primer método, o rompiendo la cerradura con una sierra eléctrica larga, zafa el seguro y aplica la suficiente fuerza para derribar la puerta y atender la emergencia.
Como podrás haber leído, cada una de estas alternativas ofrece distintas posibilidades sobre cómo abrir una puerta en caso de emergencia.
Pero quedará de tu parte ver cuál de ellos es mejor para aplicar de acuerdo al grado de emergencia que tengas, así como también la disponibilidad de las herramientas aquí mencionadas.
Evalúa antes de ejecutar: el tipo de puerta, qué puedes usar para abrirla, riesgos internos y los riesgos externos.
Cada uno de estos factores te permitirá razonar con detenimiento qué técnica aplicar, porque de nada vale derribar la puerta y lastimar a quien se encuentre adentro, o desarmar la cerradura cuando la vida de una persona está en juego.
Por eso te recomendamos pensar antes de actuar para cuidarte, no solo a ti sino a los demás.

[Total:0    Promedio:0/5]
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!